CECI N´EST PAS UNE BLOGG.

#4

y de repente ver que no se escucha nada

#33

irrelevante como estrujarme una toalla

irrelevante como el doble nudo que le hacés al moño de mi zapatilla desatada

irrelevante como la consistencia

de un plagio

inconmensurable, como lo más irrelevante

#97

hace días que el tiempo dejo de tener sentido en mi reloj interno,
seguramente se me note en el andar.

- 'son como abejitas haciendo jalea real'
- 'como dos amebas sentimentales haciendo de lo inimaginable en el otro algo real'

explicitar en palabras la sensación,
o solo querer describir lo que puede estar ocurriendo durante la unión de este par de universos,
haría de la sorpresa constante algo finitamente real.

- las paradojas del deseo -
todo es posible,
pero nada interesa.




.-

#68

bajo el signo de géminis incubados
69 es el número dorado
somos dos en uno ,un todo formamos
con doble cañón la carga disparamos

pero la diferencia, si querés, era brutal:
él nació pegado a su hermano siamés. Y una tercera cabeza que había sumaban tres.
Y, juntos, fueron estrellas de rok



pero la tercera cabeza no tenía relación con los dos hermanos, Barry y Tom, y había que torcerse para no tocarse

verde y naranja

vomitó la perra. sobre la al.fombra.


piedritas, tomate, un chicle y mucho pasto. no deb.ería pasear de noche,.

#40

Caminaba sobre una fina, tensa, afiliada cuerda. Bajo cinco mil metros, el suelo áspero, lejano. Llevaba sobre su espalda un gran peso, un piano desafinado, viejo. Mientras caminaba, sentía la cuerda bajo sus pies como si ésta fuese un chuchillo sin el suficiente filo para cortarlo, pero sí para lastimarlo. Trabajosamente mantenía la posición para no perder el equilibrio. El piano no se movía ni un milímetro. Le faltaba la mitad del recorrido cuando comenzó a llover. Gotas macizas, molestas. Golpeaban las teclas del piano formando una melodía desconcertante. Con violencia caían sobre su cabeza y, perdiendo fuerzas, formaban un hilo de agua en su gran nariz con forma de gancho.

Tenía los ojos cerrados, no quería ver el vacío. Cada vez se inclinaba más, el piano lo superaba. Ya pensaba que en el caso de que no perdiera el sagrado equilibrio, igualmente caería hacia la muerte después de que la cuerda le atravesara los pies.

Sin embargo llegó al otro lado sano y salvo. Colocó el piano en el piso. Se sentó y comenzó a masajearse los pies. Sorprendido, miraba al otro extremo; casi no se veía. La lluvia se detuvo. Con lentitud se incorporó, respiró hondo y, con los ojos cerrados, saltó.

#91




Y NO OLVIDE:
no sólo de peatones vive la prioridad

#3

me da igual te da igual nos da igual
qué divertido
éste, nuestro delirio

delira de...
¿un corazón pertrechado?
techado
te ha echado
té español = chá portugués

pero
(me) (te) (nos) da igual
aunque nos metemos igual
matémonos

no no
monos no, por favor
yo no los mato
matalos vos
o vos
me da igual

#234

(toc-toc*)
con la gota de pisdegato que mojó
la punta
de la media
de nylon
camina a pasito corto por los azulejos baldosas
pregunta quién en respuesta del llamado
(toc-toc* había pedido la puerta)

faw022

#67

noveo.nooigo.nodigo
shhh una hache larrga, muda

sometimes we should
y quedarse al costado
rancho aparte
a veces
mejor
(¿estar?).pintado al óleo.
y que casi ni se note

# 0 •Sin título•


Se despertó y era todo blanco. No había nada más que blanco.


Todo blanco.

Ni olor, ni texturas, ni sonidos, ni sentimientos.

Caminó para llenar un poco todo es abismo de nada. Observaba el blanco. No sintió ni pena ni dolor ni curiosidad. Apatía. Lo único que sentía era el latido blanco y su respiración, fresca, llena de aire blanco.

Cerró los ojos y seguía viendo blanco. Escupía blanco, vomitaba blanco, gritaba blanco, le importaba un carajo. Era un blanco que no se acababa nunca y lo consumía.

Lo transformó en base a sus necesidades. Blancas. No era nada. No representaba nada.

Salvo el blanco.